Lo que no te deja ser

Me agrada mucho que estes aquí

No sé el motivo que te haya traído hasta aquí o qué puedas estar atravesando en esta temporada, quiero decirte que eres muy importante y que, no hay nada que tu hagas para ser mas (+) o menos (-) valiosa. Eres libre para ser lo que fuiste creada para ser,  así como eres, en tu forma natural. 

Sabes, en mi trayecto sentía que no podía ser natural, ni espontánea, en pocas palabras no me sentía libre, NO ERA LIBRE. Todos tenemos una forma de ser única, siendo reales, tal cual somos, sin filtros, ni pantallas.

Viví creyendo erróneamente lo que significaba ser libre.
Así que quiero contarte un poco de lo que he aprendido en cuanto a lo que es libertad.

Libertad es principalmente ser tú sin intentar ser alguien que no eres. Libre de apariencias. No fingiendo ser alguien para ser incluido o aceptado en un grupo, empresa, familia, etc.

Libertad es ser transparente, real, tal cual eres tú. Aceptando tu pasado, errores cometidos, aprendiendo en el camino, aceptar tu versión actual, siendo como eres tú, espontánea, siendo auténtica. Siendo la persona quien fuiste creada para ser

No siendo controlada o manipulada por alguien o algo.

Además, en mi trayecto he podido rescatado una serie de cosas que no nos dejan ser nosotros mismos.
Hoy mencionaré 3 de ellos:

  • Heridas del alma: 
    Las heridas del alma muchas veces nos hacen accionar de una forma muy distinta a la que fuimos creados para ser.
    Tal vez alguien en quien confiabas te falló, te abandonó, te rechazó. Te hirió.
    Y a veces pasa que empiezas a desconfiar de otra persona que nunca te ha fallado, pero desconfías por la herida que en algún momento alguien ocasionó en ti, algo en ti se quebró.

    Puede que no haya sido culpa tuya, pero tomar la decisión de sanar es quererte, es saber que, a pesar de… no vas a esperar a que alguien arregle el desastre, o que el tiempo “sane”, El tiempo no cura las heridas, pero puedes usar ese tiempo para sanar esas heridas.

    Sanar te libera.

    Sanar te ayuda a ser un TÚ restaurado, renovado, con tu misma esencia.

    En los últimos años he dedicado tiempo para sanar tantas heridas que he tenido desde que era niña y puedo decirte que soy cada vez más quien fui destinada para ser, más estable, mas Yo.
    Tú tienes la misma oportunidad que yo, tú puedes sanar heridas que parecen irreparables, pero créeme TODO ES POSIBLE.

    Si crees que necesitas ayuda en esta área, déjame un mensaje en los comentarios.

 

  • Falta de perdón:
    Cuando nos hiere alguien tan cercano o tan confiable para nosotros, puede ocasionar un daño profundo dentro de nosotros.
    La falta de perdón no sólo nos limita a ser quienes fuimos creados para ser, sino puede mantenernos en un lugar de enojo, pensamientos malos, acciones no sanas, etc.

    Sé que perdonar a veces no resulta ser tan fácil, a veces es un proceso largo.

    Pero todo empieza con una decisión. Perdonar es una decisión.
    Algo que he comprendido en mi proceso es que al perdonar, te liberas tu misma. 
    Es perdonarle la deuda a la persona que te hizo ese daño, es decirle “Ya no me debes nada”, “Te hago libre de esa deuda y me hago libre a mi misma” 

    Y puede que, a quien tengas que perdonar primero es a ti misma. Perdonarte de ese error que cometiste que cada que lo recuerdas trae tristeza, condenación. Decide perdonarte, decide hacerte libre.

    Cuando experimentamos el perdón algo va a cambiar en ti, vas a quitarte esa mochila y tu trayecto será más ligero. 

    Una vez más, sé que no es fácil, lo he podido experimentar y te entiendo.

    Para perdonar no es necesario tener a esa persona cara a cara, pero puedes decir incluso ahora mismo: YO (coloca tu nombre completo), decido perdonarte a ti (nombre completo de la persona), te hago libre de toda deuda y me hago libre a mi misma de todo sentimiento malo en contra de ti.

    Perdonar no significa que debas seguir confiando en esa persona, o tenerla cerca, pero puedes tomar medidas para proteger tu corazón.

Perdonar es dejar ir

 

  • Dependencia emocional: 
    Depender de alguien muchas veces te limita a SER TÚ, te limita a ser la persona PODEROSA que fuiste creada para ser. Recuerda esto: TÚ TIENES PODER.

    Todas las áreas de nuestras vidas tienen que ver con el dominio propio, es decir, no dejar que tus emociones te dirijan, sino tu dirigirlas -dominio propio

    Cuando amamos, no queremos decepcionar o fallar a esas personas. No queremos defraudarlos. Ya sea tu famila, amigos o una relación de pareja…
    Pero debemos comprender que no podremos cumplir los deseos, o lo que ellos esperan de nosotros por no defraudarlos.
    No podemos sacrificar nuestro destino por “amor”, eso nos dañaría, y no seriamos felices, porque cada uni de nosotros nació para cumplir un propósito único, tu ser se sentiría incompleto.

    El verdadero amor no es egoísta, es sano, no te paraliza.

    Las personas que verdaderamente te aman van a respetar tus decisiones, tus sueños, tu destino y celebraran contigo tus avances. 

    No es saludable vivir para agradar, o tratar de ser aceptados por la gente. Por experiencia te digo que ese camino es agotador, en algún momento te cansas.
    Recuerda que tu tienes una identidad propia. y ya eres aceptada, ya eres agradable, y por sobre todo, Tu tienes poder, tienes ese poder para alcanzar tu destino.

    Si sientes que alguno de estos puntos resonó en tu interior, me gustaría conocerte y saber si puedo ayudarte. De hecho me encantará hacerlo.
    Cuéntame de dónde me escribes en los comentarios. 

    PD. Quiero recordarte que en la semana del post blog hago una transmisión en vivo que complementa lo escrito. Te veo por Instagram.

2 thoughts on “Lo que no te deja ser

  1. Elvira Aguayo says:

    Hola Lesly, que alegría saber k hay alguien k ha pasado por lo mismo k uno, y gracias a Dios k puso en tu corazón poner este blog para ayudar mucha gente; k Dios te bendiga.

    • Lesly Ormeño says:

      Elvira también me alegra mucho que estes aquí. Y sí, hay tantas cosas que me han detenido a vivir de la forma que fuimos creados para vivir; mi deseo es compartir lo aprendido y ayudar a quien lo necesite.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *